25 oct. 2009

Anecdota del viernes en la siesta

El viernes,como todos los días, les empiezo a despertar a las 4:10-4:15 abriendo las ventanas, llamándoles e intentando que se despierten, haciendo alguna carantoña. Cuando sólo quedaban tres niñ@s acostados, el resto ya aseado, con el abrigo puesto y su bolsa con el libro, vuelvo a llamar a los remolones, me acerco y digo:
Profe: Venga cariño despiértate ya, que es la hora y han venido a buscarnos las mamas y los papas, ¡venga que ya es tarde¡.
Niñ@: - se da la vuelta se despereza y me dice- Solo cinco minutitos más y ya me despierto.
Profe: Ah, vale, vale...
Niñ@: -se vuelve a acomodar para seguir durmiendo, y de repente se gira y me dice:- Ya sólo me quedan tres minutitos.
Profe: Muy bien cariño cuando quieras....
¡Es que se sienten como en casa....¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario